¿Qué diferencia a un simple gerente de un gran líder? La respuesta incluye las habilidades blandas, como la escucha activa, que facilitan la capacidad de un líder para conectar con su equipo.

La comunicación entre líderes y los miembros del equipo establece una base para la confianza. Cuando los miembros del equipo saben que son escuchados, están más dispuestos a compartir abiertamente sus ideas y a hacer comentarios honestos. Esto, a su vez, impulsa el compromiso de los empleados y los resultados empresariales positivos, incluida la innovación, la productividad y la rentabilidad.

 

El poder de la escucha activa en el lugar de trabajo

La escucha activa mejora la conexión de los líderes con el equipo. Sin embargo, una de las quejas más comunes de los empleados es que sus jefes no tienen tiempo para hablar con ellos.

Como líder, tienes muchos frentes abiertos a los que atender a lo largo del día. Puede parecer que no tienes tiempo que perder hablando con tus empleados. Sin embargo, aprovechar el tiempo para escuchar a los miembros del equipo tiene el potencial de aumentar tu liderazgo de manera exponencial a medida que obtienes información, consideras nuevas ideas y recibes comentarios valiosos.

Cuando los empleados dicen que quieren ser escuchados, realmente están diciendo que quieren líderes que no solo los oigan, sino que realmente los escuchen. Los empleados buscan más atención, retroalimentación y apoyo. Los líderes deben ser más conscientes de las necesidades individuales para fomentar más efectivamente el desarrollo profesional y el desempeño.

Como líder, es difícil saber realmente en qué piensan los empleados, qué les preocupa o cómo ayudarles a salir de una caída en el rendimiento, a menos que te tomes el tiempo para escucharlos.

Ser más conscientes del estrés de los demás y sus inquietudes antes de que impacten en el negocio nos obliga a mejorar nuestra inteligencia emocional.

La escucha activa es una responsabilidad de líder que no aparece en la descripción del trabajo. Los líderes que escuchan activamente generan relaciones de confianza transparentes y generan lealtad.

Quienes escuchan a sus empleados tienen una ventaja competitiva para liderar la fuerza laboral cada vez más diversa y multigeneracional.

 

¿Cuál es la diferencia entre escucha y escucha activa?

Hay una gran diferencia entre escuchar música de fondo mientras se hace otra cosa y escucharla activamente con toda la atención.

El objetivo de la escucha activa es comprender completamente el mensaje, incluidos los sentimientos, más allá de la palabra hablada, que puedan transmitirse de manera no verbal.

Escuchar va mucho más allá de prestarle toda la atención a alguien. Requiere ser consciente del lenguaje corporal, las expresiones faciales, el estado de ánimo y las tendencias de comportamiento natural.

 

Cómo escuchar de forma activa para ser un mejor líder

Esta son seis habilidades que debes desarrollar para escuchar activamente:

 

1. Parafrasea

Consiste en hacer un resumen de lo que alguien ha dicho con tus propias palabras. Parafrasear se centra en el contenido del mensaje y es útil para verificar o aclarar el significado. Muestra que entiendes lo que se dice, y es importante incluso aunque no estás de acuerdo. Parafrasear obliga a considerar lo que se dijo y entender el punto de vista de la otra persona en lugar de simplemente preparar una respuesta.

 

2. Empatiza

La empatía se centra en demostrar una comprensión de cómo se siente la otra persona. Es valiosa cuando alguien expresa sus preocupaciones o inquietudes.

Detectar señales no verbales e identificar cuándo esas señales son inconsistentes con el mensaje verbal es un aspecto clave de esta habilidad.

 

3. Pregunta

Parafrasear y empatizar son habilidades efectivas para que alguien sepa que ha sido escuchado y entendido. Las preguntas se centran en proporcionar más contexto e información. Al hacer preguntas abiertas para obtener detalles específicos, involucras a la otra persona en una conversación de dos vías. Las preguntas también ayudan a guiar la conversación de una manera colaborativa que permite contribuir a trabajar hacia una solución.

 

4. Ofrece una respuesta equilibrada

Los líderes efectivos proporcionan comentarios constructivos sobre una propuesta o idea, sin herir la autoestima de nadie. Una respuesta equilibrada enfatiza los puntos fuertes de una idea o propuesta y resalta los puntos de acuerdo, sin dejar que sus debilidades o preocupaciones socaven la resolución de problemas.

 

5. No juzgues a los demás

Los líderes que juzgan a otros no están escuchando. Muchas veces los líderes critican duramente aquellos con un estilo o enfoque diferente. En lugar de juzgar a alguien, deberían aprender de ellos.

Cuando los líderes juzgan, exponen su inmadurez e incapacidad para aceptar las diferencias.

 

6. No interrumpas

¿Cuántas veces tu superior ha interrumpido bruscamente tu mensaje mientras exponías una propuesta o idea? ¿Cómo te has sentido? Desafortunadamente, las interrupciones son muy comunes y demuestran una falta de escucha activa.

Un buen líder escucha y no interrumpen el flujo de la conversación. Abrazan la comunicación bidireccional y son conscientes de que las interrupciones perjudican la buena comunicación. Se ganan el respeto de sus compañeros por ser oyentes pacientes.

 

Los miembros del equipo se sienten valorados como individuos, si saben que su líder se preocupa por ellos y los aprecia. La escucha activa es un factor importante para generar confianza e impulsar el compromiso de los empleados.

 

Descarga gratis el resumen del libro El poder de la inteligencia emocional (El líder resonante crea más) y descubre más sobre la escucha activa y cómo desarrollar tu inteligencia emocional para ser un mejor líder.

 

Compartir
x
DESCARGA MI EBOOK COACHING EJECUTIVO PARA LÍDERES