Compartir

Para muchos ejecutivos de alto nivel, liderar con el ejemplo es poco importante. Esto es sumamente preocupante, pues implica un gran efecto negativo en la imagen general del empresario frente a la sociedad. Además, propina un duro golpe al funcionamiento de las compañías y reduce de forma importante la prosperidad.

Restarle importancia a liderar con el ejemplo es una actitud poco prudente por parte del ejecutivo. Una de las razones por las cuales esto sucede es porque piensa que no debe rendirle cuentas a su equipo de trabajo y personal subordinado.

Puntos fuertes a favor de liderar con el ejemplo

En términos generales, liderar con el ejemplo tiene una importancia suprema por encima de muchas otras razones. Esta es que su ausencia rompe la confianza entre el jefe y su equipo.

Cuando un ejecutivo predica y aconseja una cosa, pero sus acciones son totalmente opuestas a lo que dice, los trabajadores inmediatamente pierden confianza, credibilidad y respeto.

No solo pierde la confianza y el respeto de los trabajadores, sino que, también, pierde su más poderosa herramienta para inspirarles y generar la motivación necesaria para alcanzar resultados ambiciosos.

Cómo liderar con el ejemplo

Escucha a quienes tengan algo que decir

¿Por qué un trabajador prestaría inquebrantable atención a alguien que no le dedica ni un solo minuto de su tiempo?

El compromiso de escuchar con genuino interés a cualquier miembro del equipo que tenga algo que decir es un poderoso medio para liderar con el ejemplo. La comunicación transparente y efectiva es un elemento necesario para el buen desempeño de los equipos,pero como ejecutivo, eres tú quien debe empezar.

Responsabilízate por lo sucedido

Si se comete un error de serias consecuencias dentro de la organización, ¿qué es lo que haces? Ejecutivos irresponsables y poco interesados en liderar con efectividad buscan un chivo expiatorio a quién culpar.

Esta es una de las actitudes más graves y contraproducentes cuando hablamos de liderazgo. No hay nada que produzca más respeto entre los trabajadores que asumir la responsabilidad por las cosas malas que suceden, sean responsabilidad del ejecutivo o no. Sé humilde y responsabilízate; los beneficios vendrán rápidamente.

Adopta una actitud persistente

En el mundo de los negocios y el emprendimiento, la persistencia es un elemento muy valioso y poco común. Con toda seguridad, es esto lo que lleva muchos negocios pequeños del fracaso al éxito. Pero una solo persona difícilmente cambia el mundo, por lo que necesita un equipo de personas igual de persistentes.

Un ejecutivo que persiste y lo demuestra, inspira a sus empleados a hacer lo mismo. No basta con decirle a un trabajador que persista en su difícil y frustrante actividad, sino que hay que mostrárselo con el ejemplo.

Aunque muchas veces sea difícil y suponga un cambio en nuestra forma de ser, liderar con el ejemplo es una prioridad para los que somos ejecutivos. Debemos poner todos nuestros recursos en la complicada tarea de mantener coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Los resultados serán muy importantes.

Para desarrollarte como líder y construir un equipo cohesionado y eficaz, descarga gratis el resumen del libro Las cinco disfunciones de un equipo, que incluye un plan de acción para que pongas en práctica con tu equipo.

Compartir