Compartir

Inteligencia emocional se ha convertido en una palabra de moda en los departamentos de recursos humanos de todo el mundo, los investigadores dicen que es hora de que la inteligencia emocional se tome en serio. Abrazar los matices de las emociones humanas en el lugar de trabajo tiene beneficios pragmáticos, como una mejor colaboración entre los empleados, un lugar de trabajo más feliz y, también, mejores resultados y beneficios de la empresa. Porque somos seres humanos todos los días y a todas horas, no solo cuando salimos de la oficina.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad de comprender y usar emociones de manera efectiva.
Daniel Goleman, él que popularizó el término inteligencia emocional, dijo que “la parte del cerebro que apoya la inteligencia emocional y social es el último circuito del cerebro en convertirse anatómicamente maduro y debido a la neuroplasticidad, el cerebro se moldea a sí mismo según la experiencia repetida”. Goleman continúa diciendo que la inteligencia emocional debería enseñarse de manera sistemática a los niños. “Esto se ha probado en más de 100 escuelas y hubo una reducción del comportamiento antisocial, un aumento del comportamiento pro-social y los resultados académicos mejoraron”, dice Daniel Goleman.

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional?

Está claro que todos somos emocionalmente inteligentes, pero necesitamos tomar más tiempo para autoevaluarnos y trabajar en nuestras emociones. Al igual que con cualquier otra habilidad, se necesita práctica, pero incluso pequeños pasos pueden marcar una gran diferencia. De la misma forma en que regularmente ejercitarías tus bíceps o cualquier otro músculo, debes practicar trabajando en tus competencias para que estas mejoren.

Los líderes de algunas de las compañías más exitosas, tienen y demuestran altos niveles en todos los componentes clave de la inteligencia emocional. Es importante tener en cuenta que estas son una variedad de habilidades.

Goleman afirma, sobre la conexión entre la inteligencia emocional y el liderazgo, que a medida que las personas crecen, adquieren habilidades en el área que necesitan, pero es necesario ejercitarlas.

Las habilidades o competencias involucradas en la inteligencia emocional son la autoconciencia, la autorregulación, la motivación, la empatía y las habilidades sociales. Aquí encontrarás una explicación detallada sobre cada una.

Inteligencia emocional en el trabajo

¿Por qué es importante la inteligencia emocional en el lugar de trabajo?

La incapacidad de comprender y abordar las emociones humanas es una desafortunada tendencia en la sociedad occidental. Esta tendencia se ha extendido a muchas áreas de la vida, sobre todo al lugar de trabajo. Las emociones a menudo se quedan en la puerta cuando comienzas a trabajar y esto tiene efectos devastadores no solo en las empresas, sino también en los empleados (desde el asistente hasta el CEO). Porque somos personas emocionales.

Todos los días tomamos decisiones con carga emocional. Creemos que el plan A es mejor que el plan B y, a veces, tomamos decisiones basadas en nuestras emociones o sentimientos viscerales. Por mucho que intentemos basar la toma de decisiones en métodos racionales, las emociones influyen. Comprender el origen y la fuente de estas emociones nos ayudará a tomar mejores decisiones. Además, cuando trabajamos en equipo, estaremos más en sintonía entre nosotros.

Con la globalización, la inteligencia emocional es más importante que nunca. En un entorno donde los equipos son interculturales, multigeneracionales y globales, aumenta la complejidad de las interacciones de las emociones y la forma en que se expresan.

La inteligencia emocional en los lugares de trabajo se reduce a la comprensión, la expresión y la gestión, las buenas relaciones y la resolución de problemas bajo presión.

Aplicaciones de la inteligencia emocional en la empresa

Desde la publicación de la investigación inicial en 1990, las organizaciones innovadoras han comenzado a probar cómo integrar la Inteligencia emocional en la capacitación y la contratación para obtener una ventaja competitiva. Cada vez es más claro que estas habilidades son la base de las organizaciones de alto rendimiento.

Se han utilizado múltiples estrategias de implementación de inteligencia emocional en la empresa, particularmente en el desarrollo del liderazgo y la cultura, y para la selección y retención. Las competencias de inteligencia emocional son medibles y se pueden aprender y mejorar a través de entrenamiento. Las estrategias de implementación más efectivas buscan integrar inteligencia emocional en la cultura organizacional.

Beneficios de aplicar inteligencia emocional a la organización

Se han demostrados beneficios y buenos resultados en muchos ámbitos de la organización:

  • Aumento en el rendimiento de ventas mediante el reclutamiento y la capacitación de vendedores más inteligentes emocionalmente.
  • Mejor servicio al cliente mediante la contratación de agentes de atención al cliente con índice de Inteligencia emocional más altos.
  • Rendimiento superior de liderazgo, al desarrollar y reclutar ejecutivos con alta Inteligencia emocional.
  • Mejor rendimiento del equipo, con una mayor productividad y crecimiento de beneficios.
  • Utilizar inteligencia emocional en las iniciativas de capacitación y cambio organizacional reduce los costos asociados con la rotación, el ausentismo y el bajo rendimiento.

Resultados de aplicar inteligencia emocional en el negocio

La investigación ha proporcionado datos claros de que los líderes emocionalmente inteligentes son más exitosos. Estudios en grandes compañías arrojan estos resultados:

  • En PepsiCo, los ejecutivos seleccionados por competencias de inteligencia emocional generaron un 10% más de productividad.
  • Los vendedores con un alto índice de inteligencia emocional en L’Oreal trajeron $ 2.5 millones más en ventas.
  • Una iniciativa inteligencia emocional en Sheraton ayudó a aumentar la participación de mercado en un 24%.
  • Amadori, gran empresa italiana en la industria de la alimentación, experimentó una reducción del 63% en la facturación y el coeficiente de inteligencia emocional del gerente se correlacionó positivamente con el rendimiento de la planta.

Y en tu organización, ¿qué hacéis para desarrollar la inteligencia emocional? Agenda gratis una consulta conmigo y hablamos de cómo desarrollar y aumentar la inteligencia emocional en tu empresa.

Compartir