Compartir

Soy un fanático de delegar. De hecho, me considero un profesional en este arte; estoy tan interesado en delegar que hasta escribí un libro al respecto: Cómo delegar y empoderar de manera efectiva.

Amo delegar y considero que hace a un equipo, más fuerte.

En tu experiencia como líder ¿alguna vez delegaste un proyecto, que posteriormente tuviste que retomar?

Aunque afortunadamente no sucede habitualmente, cuando tienes que retomar un proyecto delegado, puede ser una de las tareas más incómodas y difíciles que tienes que hacer como líder.

Quizá la persona escogida no era la adecuada. Quizás estaba saturada con otras responsabilidades. Pudiste valorar equivocadamente su potencial, a la hora de delegarle la tarea. Ahora desearías que no fuera así.

¿Qué hacer?

¿Cómo retomar una tarea delegada, sin crear sentimientos negativos, sin afectar a valiosos miembros de tu equipo, ni causar malestar o descontento en la organización? Muchas veces la persona puede haber asumido un sentido de propiedad y orgullo en el proyecto delegado, incluso cuando no han estado haciendo un buen trabajo al respecto. Quitarle el proyecto puede ser malinterpretado como rechazo personal.

¿Cómo entonces puedes retomar esa tarea que ya delegaste, sin crear caos?

4 consejos para retomar un proyecto delegado

Establece el derecho a retomar el proyecto desde el inicio

El proceso debería estar claro desde el principio. La cultura de una organización saludable, tiene a todos operando como equipo.Es más fácil tomar la decisión correcta en un equipo saludable, incluso cuando se trata de retomar un proyecto. Quizá no puedas hacerlo así con proyectos actuales, pero puedes integrar esta conversación para futuros proyectos.

Asegúrate de delegar bien

Delegar efectivamente eliminará mucha de la necesidad de retomar un proyecto. Puedes aprender más sobre como delegar de manera saludable, empoderando a tu equipo, en mi libro Cómo delegar y empoderar de manera efectiva. Pero, puede suceder en cualquier etapa durante la vida del proyecto, que la persona encargada del mismo no tenga las respuestas o recursos necesarios para completarlo.

Hazlo con amabilidad y gracia

Si retomas el proyecto correctamente, puede incluso ser un alivio para quien lo llevaba y para la organización. Puedes reenfocar la atención de esa persona a otros asuntos, siempre impulsándole a alcanzar su potencial en el proceso.

Comunica con claridad ofreciendo feedback y empoderando

Céntrate en lo positivo, sin dejar de lado dar feedback para que puedan aprender. Tu apoyo es fundamental para que se sientan valorados a pesar de quedarse sin la tarea asignada.

Ayúdales a aprender

Quizá no fueron capaces de hacer este proyecto, pero si se maneja correctamente, este puede ser un beneficio para su desarrollo. Ayúdales a ver que hicieron mal, porque la tarea delegada está siendo reasignada, y como pueden hacer las cosas mejor en el futuro.

Lo más importante es que la organización debe seguir moviéndose hacia adelante. Algunas veces esto significa que tareas y proyectos deben ser reasignados. Los buenos lideres están dispuestos a tomar decisiones difíciles, incluso cuando se trata de retomar o reasignar una tarea delegada.

Para aprender más sobre el arte de delegar empoderando a tu equipo, descarga GRATIS mi libro Cómo delegar y empoderar de manera efectiva.

Compartir