Lo que podemos aprender de la escandalosa salida del CEO de Uber

La salida de Travis Kalanick de Uber, la gigante compañía de autos que se convirtió en marca global más rápido de lo que ninguna otra marca lo ha hecho en la historia, nos recuerda una de las más viejas preguntas de liderazgo: ¿Un líder de negocios tiene que ser amable?

En la opinión de Eric Holder, contratado para investigar las acusaciones de acoso sexual en la compañía, el diagnostico de los asuntos de fondo responsables de los escándalos que han frenado el crecimiento de Uber, esta relacionado en parte con los 14 valores culturales de la compañía, que elevan las virtudes de “pasar sobre los demás” y “confrontación basada en principios”.

A la luz de los recientes escándalos de la compañía, esos valores pueden parecer muy duros, incluso maliciosos, pero esos mismos valores realmente llevan al éxito a muchas compañías innovadoras y a sus líderes. Lo que el debate sobre Uber nos enseña, es que un CEO no necesariamente tiene que ser amable: tiene que ser respetuoso. Existe una diferencia.

¿Líder amable o respetuoso?

Estudios sobre la personalidad nos muestran que cuando las personas califican alto en el rasgo de amabilidad – el tipo de persona que evita pasar sobre los demás y confrontaciones con otras personas – estas son menos propensas a retar las reglas y violar expectativas de cómo se supone que las cosas deben de ser. Dada esta resistencia al conflicto, no es sorpresa que sea menos probable que este tipo de personas amables, logren generar innovaciones creativas. Siendo esto así, convertir los valores culturales de Uber o de cualquier otra compañía en una serie de reglas para niños, puede que les proteja legalmente, pero los matará estratégicamente. El éxito de Kalanick en Uber prueba que personas prepotentes, pueden llegar a ser grandes emprendedores.

Al mismo tiempo, demasiados emprendedores e innovadores continúan cayendo en el mito de Steve Jobs; la idea de que algunas personas son tan brillantes que no necesitan poner atención en los sentimientos de los demás y de que la innovación y ser grosero, van necesariamente de la mano. La caída del liderazgo de Uber, evidencia que el fantasma de Steve Jobs sigue aun marcando a muchas startups. Como con todos los mitos que perduran, existe un grano de verdad en este: innovadores y emprendedores tienen que estar dispuestos a nadar contra corriente. Si les preocupa demasiado lo que las personas piensan o sienten, tendrán más dificultades para despedir a empleados que no son buenos en sus trabajos o para dar retroalimentación a miembros del equipo que van por el camino incorrecto.

Lo que en general se está perdiendo de vista es que las cualidades de un gran líder no son necesariamente las mismas que las de un gran innovador. Esta bien para un innovador ser grosero, pero es casi imposible para un CEO comportarse de forma grosera con los demás y aun así ser un líder efectivo y transformacional.

Los mejores lideres transformacionales tienen presentan altos niveles de amabilidad. Es lo que ayuda a los CEOs y otros líderes a construir equipos cohesionados. Incluso, aunque la característica personal de la amabilidad tiene una relación negativa con la innovación exitosa, la relación es débil. Existen muchos ejemplos de innovadores exitosos que son amables: Mark Zuckerberg de Facebook, Jeff Weiner de LinkedIn y Shantanu Narayen de Adobe, tienen un impresionante ratio de aprobación de sus empleados del 95% o mayor.

Tipos de líderes innovadores

Básicamente existen cuatro tipos diferentes de líderes en una compañía innovadora. Algunos son innovadores brillantes, pero no particularmente buenos inspirando a sus colegas. Otros son lideres efectivos, pero no especialmente innovadores en su pensamiento o prácticas. Algunos (los peores) son tanto malos gerentes como pensadores faltos de imaginación. Y otras personas son líderes innovadores, que destacan tanto en pensamiento innovador como en inspirar a otros a seguirlos.

Liderazgo transaccionalLiderazgo transformacional
InnovadorInnovador brillanteInnovador carismático
Sin ImaginaciónGerente reemplazableConstructor de equipos

Por supuesto los líderes carismáticos e innovadores son los mejores CEOs, pero son también una especie muy rara, así que las compañías terminan con líderes de los cuatro categorías, incluyendo un buen número de groseros brillantes.

No es realista pensar que los escándalos de Uber van a inspirar una ola de amabilidad en las startups de Silicon Valley. Mientras esté produciendo trabajo de calidad, es poco probable que un CEO sea despedido. En el caso de Uber, a la mesa directiva y a inversionistas no parecía importarles la cultura ruda y misógina o el estilo grosero de Kalanick, hasta que los resultados de la compañía empezaron a verse afectados. Al final del día, los resultados de negocios son aún el indicador de calidad y rendimiento en casi todo negocio.

Lo que este desastre en Uber ha puesto sobre la mesa, es la distinción entre ser amable y respetuoso. Insultar las ideas, e incluso la inteligencia de alguien, no es agradable, pero es muy diferente, por ejemplo, proponerle a un subordinado tener sexo o permitir a los empleados hacerlo. Los innovadores muchas veces pueden pasar sobre los demás, pero no tienen derecho a violar sus derechos.

Si eres un líder con problemas de carácter, es momento de ponerte a pensar profundamente en la diferencia entre tener una opinión y rebasar la línea del respeto.

Si la prepotencia es uno de tus defectos de carácter, como líder, está sin lugar a duda afectando negativamente tus resultados. Si eres un líder exitoso, comprometido con la mejora continua y quieres mejorar tu temperamento, me gustaría ayudarte; agenda una consulta gratuita conmigo aquí.

Compartir
x
DESCARGA MI EBOOK COACHING EJECUTIVO PARA LÍDERES