Tomar decisiones es una de las tareas más importantes de un líder. Las decisiones acertadas serán gran parte de su éxito en el puesto y, por supuesto, también para el negocio. Sin embargo, hay decisiones que no son fáciles de tomar, como rescindir a un miembro del equipo o invertir en crear un nuevo producto. Tomar este tipo de decisiones es difícil pero necesario. Como líder no puedes pasar el tiempo evitando tomar decisiones solo porque son difíciles.

Una vez un reportero le preguntó a Sam Walton, el fundador de Walmart, “¿Cómo ha logrado tener tanto éxito? Walton respondió: “He tomado muchas buenas decisiones”. Siguiendo su respuesta, el reportero le preguntó: “¿Cómo aprendiste a tomar buenas decisiones? “Tomando muchas malas decisiones”, fue la respuesta de Walton.

La diferencia entre un líder de éxito y uno no exitoso, a menudo está directamente relacionada con las elecciones y decisiones que toman. Conseguir ascender a un puesto directivo suele llevar muchos años, en los que se han tomado decisiones consistentes y sólidas. Un líder puede ser despedido por una mala decisión, cierto. Sin embargo, más directivos han arruinado sus carreras por las decisiones que no tomaron que por tomar una mala decisión.

Es mejor tomar una mala decisión que no tomar ninguna.

¿En qué se basan los líderes para tomar decisiones?

Los líderes a menudo toman decisiones basándose en una variedad de factores:

Experiencia pasada y conocimiento

El líder ha tomado decisiones pasadas similares. Las decisiones futuras estarán basadas en la experiencia y conocimiento que le ha aportado la toma de decisiones previas.

Intuición

Esto es lo que los líderes utilizan en ausencia de un apoyo analítico fuerte. Ejemplo: un líder contrata a alguien que parece ser el candidato mejor calificado pero su intuición le dice que la persona puede ser de gran valor para la empresa.

Visión y valores

Los valores ayudan a tomar decisiones más rápidamente. ¿La decisión te lleva un paso más cerca de tu visión y valores?, ¿o te aleja de ellos y, por tanto, del éxito?

Información y datos

Los datos son información en bruto. Cuando los datos se combinan para darles sentido, el análisis proporciona información valiosa para tomar decisiones.

Fuente

Para algunos líderes, la persona que les proporciona información puede marcar la diferencia en la decisión que toman. Algunas fuentes son más creíbles que otras.

8 consejos para tomar decisiones difíciles mejor y más rápidamente

1. Genera opciones

Determina la mejor solución y luego desarrolla una segunda o tercera opción en caso de que la primera opción no funcione. Las personas que piensan que solo tienen una o ninguna opción para elegir, a menudo toman una mala decisión, sabiendo que al tomar esa decisión tienen una alta probabilidad de fracasar.

2. Haz una lista de pros y contras o un análisis de costo-beneficio:

Genera un abanico de opciones y determina los pros y los contras de cada posible decisión y resultado.

3. Reconoce que hay sesgos

Cada vez que estamos involucrados en una decisión, existe una alta posibilidad de que estemos sesgados. Los sesgos nos ayudan a sentir emociones y ver patrones o resultados que queremos o no queremos ver.

4. Obtén feedback de un tercero sin sesgos

Las personas que no tienen el mismo interés personal en la decisión, tienen una mejor capacidad para mirar a través de una lente que no está distorsionada con experiencias emocionales o pasadas. Un CEO puede involucrar a su equipo de recursos humanos, abogados o un consultor externo antes de tomar una decisión.

5. Debate públicamente sobre la decisión

Si quieres probar la solidez de tu decisión, participa en un debate con personas que se verán afectadas por la decisión o personas que se oponen a tu decisión. El debate te dará más confianza para avanzar o creará la necesidad de desarrollar otra opción.

6. Determina lo que debes hacer

Respaldar una decisión con la que todos están de acuerdo es fácil. Apoyar una decisión con la que los demás no están a favor, es algo por lo que tienen que pasar los grandes líderes. Cuando se trata de hacer lo correcto, la honestidad y la transparencia serán de gran ayuda.

7. Ten agallas y toma la decisión

La mayoría de los líderes tienen problemas por tardar demasiado tiempo en tomar una decisión, o no tomar la decisión en absoluto. En otras palabras, muchos líderes esperan que el problema desaparezca por sí solo. No lo hará. La mejor decisión es la que se toma.
La mejor decisión es la que se toma.

8. Crea un plan de contingencia

Incluso las mejores decisiones a veces salen mal. No será fatal si tienes un plan de contingencia y opciones para poner en marchas si la decisión original no funciona.

Tomar una decisión que a todos les gusta y apoyan es fácil. Tomar la decisión de abandonar un producto o servicio en el que las personas han invertido tiempo y energía, o despedir a alguien que es muy querido en la empresa, son decisiones difíciles. A los líderes se les paga por tomar decisiones difíciles, y los grandes líderes tienen la capacidad de tomar estas decisiones difíciles rápidamente.

Descarga gratis la guía Coaching ejecutivo para líderes. El coaching es una gran herramienta para tomar decisiones.

Compartir
x
DESCARGA MI EBOOK COACHING EJECUTIVO PARA LÍDERES