Compartir

¿Alguna vez te has sentido como un impostor? ¿Has temido que alguien se diera cuenta de que no estás a la altura del trabajo que tienes? ¿Adivina qué? El síndrome del impostor es real, existe. Y es algo con lo que todo tipo de líderes tienen que aprenden a lidiar y superar.

¿Qué es el síndrome del impostor?

Hazte la siguiente pregunta: ¿Qué tipo de cosas se pasan por tu cabeza y tu corazón por la mañana de camino al trabajo?

Quizás pienses: no conozco este negocio lo suficiente … No estoy seguro de poder lograrlo … No estoy seguro de que merezca este trabajo … Es solo cuestión de tiempo que la gente descubra que no soy apto para este rol o que otra persona lo haría mejor que yo.

En tus mejores días, puedes sentirte confiado, con energía e imparable. Estás seguro de que eres la persona adecuada para este rol y que este es tu mejor momento. Estás emocionado de compartir tu visión y te sientes confiado en la forma en la que lideras y conectas con los demás. Crees firmemente que estás cualificado para el trabajo. Te sientes confiado, decidido y centrado.

Todos pasamos por este círculo de pensamientos y emociones y es natural sentir dudas.

Los líderes, sobre todo los nuevos en el puesto, vacilan entre confianza / inspiración / claridad y miedo / duda / inseguridad. Con el tiempo, encuentran el camino hacia una mayor confianza y seguridad, pero generalmente se tarde de 6 a 12 meses antes de que la voz impostora se tome un descanso y experimenten una mayor confianza.

¿Cómo superar el síndrome del impostor?

Tras recibir la gran noticia: “Felicidades, te hemos seleccionado para ser nuestro nuevo líder” la charla interna suele tener dos voces. Una dice: “Te has ganado esto y llevarás a este nuevo equipo / empresa a lo más alto. Tus habilidades son exactamente lo que necesitan. La otra voz dice: “¿Realmente tienes lo necesario para ocupar ese puesto, especialmente a este nivel? “

El temor a ser un impostor puede causar obstáculos que conducen a una profecía autocumplida del fracaso del líder. Afortunadamente, afrontarlo resultará en un estilo de liderazgo saludable y gratificante.

Superando el aislamiento con la colaboración

Un líder que teme ser descubierto como un fraude tiende al aislamiento y las agendas ocultas, procesa las cosas de forma independiente sin la suficiente participación de los demás. Este aislamiento crea frustración y temor en los que le rodean, empujando a las personas a generar suposiciones erróneas sobre lo que sucede. Esto llevará a algunos a cuestionar al líder, especialmente cuando surgen problemas, erosionando la confianza que tenían en él.

Para superar el aislamiento, el líder debe cambiar hacia una colaboración intencional y transparente. A través de la colaboración, el líder puede mantener la responsabilidad total de establecer la agenda estratégica e incluso tomar decisiones clave, sin embargo, el líder debe hacerlo con el aporte del equipo, los compañeros y su superior. Una excelente manera de colaborar es alinearse con los demás según los criterios de propósito y éxito de un proyecto. Esa alineación mostrará a otros que el líder valora el trabajo en equipo y la alineación estratégica con la dirección general de la organización.

Superando la intimidación con el reconocimiento

A menudo, los líderes que luchan contra el síndrome del impostor ejercen un fuerte control en un intento por eliminar las variables que podrían sabotear sus esfuerzos. Utilizan la intimidación para desviar la atención de sí mismos hacia las debilidades de quienes los rodean. Suelen enfocarse inadecuadamente en los individuos y no en el proceso de mejora.

Sin embargo, el uso del reconocimiento público ayudará a los líderes a obtener apoyo y contribuirá a obtener más ideas innovadoras de sus equipos y compañeros. El respeto por el líder crece exponencialmente cuando el líder elogia al equipo. El reconocimiento externo da al líder un gran margen de maniobra si surgiera un problema. Un líder que intimida o se atribuye los éxitos luchará cuando surja un problema porque pocos correrán para ayudar.

Superando la charla interna con afirmaciones y acciones positivas

El síndrome del impostor puede debilitar a los líderes que no son capaces de superar esa charla interna autodestructiva.

Esos pensamientos internos de inseguridad se convierten en indecisión, cambian de opinión cerca del final de un proyecto y envían a su equipo corriendo para hacer actualizaciones de última hora. O postergan y retrasan la toma de decisiones, o avanzan rápidamente sin tener toda la información necesaria.

La mente de ese líder se centra en todos los problemas que pueden surgir y crea un enfoque poco saludable basado en lo peor, en lugar de en los elementos procesables dentro su campo de acción.

Para superar la charla interna, los líderes deben adoptar afirmaciones positivas y procesar situaciones potencialmente negativas, haciéndose cargo de sus mayores temores y actuando para abordar esas inquietudes.

Temor: A la gente no le gustará

Resultado potencial negativo:  Ellos no me apoyarán.

Acciones a tomar:

  • Pide al equipo su opinión e ideas durante el análisis de necesidades o la etapa de recopilación de información del proyecto.
  • Dales crédito de entrada.
  • Involucra a las personas en un proyecto piloto.

Afirmación positiva: me he ganado el respeto de la gente por el trabajo que hago.

Temor: Puedo fallar en un gran proyecto

Resultado potencial negativo:  Puedo perder mi trabajo

Acciones a tomar:

  • Define y acuerda las métricas de éxito.
  • Crea una lista de entregables del proyecto y fechas de entrega.
  • Documenta los riesgos potenciales y la estrategia de mitigación.
  • Proporciona actualizaciones de estado a los que intervienen en el proyecto para informar de cualquier problema lo antes posible.
  • Enfócate en la mejora del proceso y no en culpar a las personas.
  • Haz una reunión final de feedback para resaltar las lecciones aprendidas y las oportunidades para mejorar los procesos.

Afirmación positiva: me comunico y cumplo con las métricas de éxito en mis proyectos.

Temor: Puedo parecer estúpido cuando comparto mis ideas en reuniones multifuncionales

Resultado potencial negativo:  La gente evitará pedir mi opinión o me verá como un experto solo en mi área.

Acciones a tomar:

  • Trabaja en otras áreas para conocer el alcance, problemas y flujos de trabajo.
  • Ofrece apoyo para abordar problemas de colaboración.
  • Investiga antes de las reuniones clave para entender la dinámica completa.
  • Haz preguntas si tienes miedo a dar tu opinión. Las preguntas intencionadas pueden proporcionar detalles y mostrar a otros tu interés.

Afirmación positiva: hago preguntas reflexivas y proporciono una buena perspectiva en reuniones y discusiones individuales.

Conclusión

Ningún líder es perfecto. Todos tenemos fortalezas y todos tenemos áreas de mejora. Los grandes líderes, en lugar de centrarse en los defectos, aprovechan sus fortalezas. Ese enfoque positivo en un ambiente de equipo produce una cultura de respeto, confianza y colaboración. Los líderes deben abordar su síndrome de impostor de frente y deben ayudar a otros líderes a superar los suyos viviendo los valores organizativos, estableciendo objetivos de desarrollo claros y construyendo un sistema de apoyo sólido en una cultura de trabajo saludable.

Descarga gratis mi guía de Coaching ejecutivo para líderes y conviértete en un líder todavía mejor.

Compartir