Compartir

Sé un líder desde donde quiera que estés

El ex presidente de Sudáfrica y ganador del premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela, ha sido sin duda uno de los líderes más influyentes a nivel mundial. Desde la comunidad de negocios deberíamos considerar las lecciones de liderazgo que pueden destilarse de su vida. Estas enseñanzas son relevantes para líderes a todos los niveles, en todas las disciplinas y son particularmente importantes para los jóvenes, que aspiran llegar a liderar bien y aportar un cambio positivo y de valor, en este mundo.

1 . El liderazgo es relativo al comportamiento, no a la posición

Aunque solo fue presidente de Sudáfrica durante cinco años, Nelson Mandela es un caso de estudio clásico de cómo una persona puede liderar sin autoridad oficial. Durante los 27 años que paso encarcelado, ejerció su influencia desde su encierro. Durante la década y media que siguió a su retiro de la política, la influencia de Mandela como líder humanitario y filántropo creció de manera extraordinaria. Naturalmente su influencia se incrementó debido a su presidencia, pero posiciones y títulos no definen a los grandes líderes. Los grandes líderes definen y utilizan el poder de sus posiciones para generar un impacto positivo en sus organizaciones y comunidades.

La capacidad de integrar, motivar y movilizar a otros a llevar a la realidad una aspiración o meta común, es la base del liderazgo, no posiciones o autoridad oficial. Esta sencilla verdad da esperanza a las nuevas generaciones de millenials. El liderazgo no es algo reservado para aquellos que logren llegar a cargos ejecutivos, puede ser ejercido en cada etapa de sus carreras. Para los profesionales que están a mitad de sus carreras, ejercer sus capacidades de liderazgo puede reencender la llama de la pasión por su trabajo. Para quienes ya se han retirado, el ejemplo de Mandela sirve para recordar que el retiro no es algo a lo que temer. Existe un propósito y sentido para cada etapa de la vida: lidera desde donde estés.

2 . En el liderazgo, el carácter es más importante que la estrategia

El General H Norman Schwarzkopf definió el liderazgo como una potente combinación de estrategia y carácter, pero señalaba que, si tienes que prescindir de una, elige la estrategia. Esto ciertamente aplica para el liderazgo de Nelson Mandela. Su integro carácter muchas veces compensó decisiones estratégicas dudosas (por llamarlas de algún modo). Decisiones como su relación con el comunismo soviético (que consideró un modelo apropiado para Sudáfrica) o su apoyo al violento régimen gobernante en Libia, podrían haber acabado con su carrera política, pero su fuerza de carácter como líder resulto más relevante.

3 . Nunca hay que rendirse al perseguir ideales extraordinarios

Mandela es frecuentemente citado diciendo “siempre parece imposible, hasta que se hace”. Su perseverancia frente a la persecución inhumana nos muestra que lo que parece imposible, permanecerá imposible si hombres y mujeres con propósito no tienen el coraje para hacer lo correcto.

En tu organización ¿las metas y aspiraciones que parecen imposibles se descartan como no realistas e ingenuas? Lograr cualquier cosa que valga la pena, implicará enfrentar oposición y contratiempos, es por eso por lo que grandes ideas innovadoras mueren en organizaciones todos los días.

Cultivar una organización basada en grandes ideales, vale el esfuerzo. Crear equipos que hacen lo correcto cuando nadie los observa, vale el esfuerzo. Seamos honestos, las realidades mundanas del liderazgo organizacional pueden nublar las grandes aspiraciones que motivan la innovación, pero si algo podemos aprender de Mandela es a comprometernos con una práctica de liderazgo que persiga metas extraordinarias.

Nelson Mandela, nos hace recordar que tu liderazgo no será medido en pesos y centavos, sino en las vidas que impactaste para bien y el valor que dejaste en este mundo. Mandela creó valor duradero, así deberemos hacerlo nosotros.

Conoce más sobre desarrollarte como líder descargando mi ebook Coaching ejecutivo para líderes..

Compartir